jueves, 5 de septiembre de 2013

Moniciones vigésimo tercer domingo del tiempo ordinario
Ciclo C
08 de septiembre del 2013

Monición ambiental
Muy buenos días (Tardes, noches) hermanos y hermanas sean bienvenidos a esta celebración, en esta Eucaristía que Jesús viene hacerse presente en su totalidad pidámosle que sea su palabra la que penetre en nuestras vidas como un alimento primordial, nos colocamos en pie y cantemos con alegría.


Primera Lectura: sabiduría 9, 13 – 18 ¿Quién comprende el designio de Dios?
Esta lectura nos plantea el problema del conocimiento de Dios, nadie conoce los planes de Dios, si no  a quien Dios mismo le da la sabiduría para conocerlo, el pueblo de Israel no conocía a Dios, pero es el Señor mismo quien se le revela y manifiesta como un Dios libertador.

Salmo: 89 (Señor haz sido nuestro refugio de generación en generación)
¿Qué sentido tiene nuestra vida? ¿Cuáles son nuestros valores?
Este salmo es una meditación sobre el tiempo, más que una lamentación y súplica, aferrarse a la vida es fatiga y vanidad pues Dios esta por encima del tiempo.

Segunda Lectura: Filemón 9 -10. 12 – 17 Recíbelo, no como esclavo, si no como hermano querido.
Mas allá de las leyes Romanas, existe una ley mas importante, la de la dignidad humana revelada por Cristo y que nos hace a todos hermanos, es por tal motivo que Pablo decide devolverle el esclavo a Filemón pidiéndole que lo reciba ya no como esclavo si no como hermano.

Santo Evangelio: Lucas 14, 25 -33 quien no renuncia a todo no puede ser mi discípulo
El evangelio de hoy es un llamado a una profunda revisión de vida, actitudes y valores. ¿Qué estamos dispuestos a abandonar para seguir a Jesús? El seguimiento de Jesús no es fácil pero debemos aprender a vivir una radicalidad del evangelio.
Nos colocamos en pie y cantemos el aleluya.


Peticiones: Maestro Enséñanos a vernos como hermanos.

Que la esperanza, puesta en la Iglesia sea un verdadero  sentido de apertura y convivencia fraterna entre los hermanos.
Oremos

Que las preferencias de los futuros gobernantes de nuestro país, estén basadas en propuestas de interés especialmente para los pobres.
Oremos.

Que nuestros enfermos de la comunidad encuentren paz y consuelo ante sus dolencias, y puedan ver tu rostro reflejado en su sufrimiento.
Oremos

Por nuestras familias para que unidas en tu amor, puedan encontrar unión y fortaleza ante sus adversidades y descubramos así que tu presencia nos hace más fuertes.
Oremos


Por nuestra comunidad parroquial, especialmente por todas aquellas personas que llevan tu palabra a quien sedientas de tu amor le reciben, permíteles ser perseverantes en tu amor y así transmitirte como signo vivo de amor.
Oremos


Por todos nosotros aquí reunidos para que podamos encontrarte verdaderamente en tu cuerpo y tú sangre,  y que seas ese verdadero alimento para nuestras vidas y así podamos llevarte como testimonio vivo a nuestros hermanos. 

Oremos 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada